México hace suyos a normalistas desaparecidos de Ayotzinapa

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 1%

jueves 09 de octubre de 2014

Por Nota colectiva / SubVersiones

En México hubo movilizaciones en Chilpancingo, Acapulco, San Cristóbal de las Casas, Tijuana, Monterrey, Guadalajara, Playa del Carmen, Chetumal, San Luis Potosí, Ciudad Juárez, Oaxaca, Morelia, Veracruz, Pachuca, Cuernavaca, entre muchas otras ciudades. Las movilizaciones internacionales se dieron en diversos países, como Bolivia, Argentina, Colombia, Brasil, Costa Rica, Perú, Ecuador, Estados Unidos, Canadá, España, Alemania, Noruega, Dinamarca, Inglaterra, y más.

En Chilpancingo, Guerrero: ¡Vivos se los llevaron y vivos los queremos!

La manifestación encabezada por familiares de los estudiantes desaparecidos y normalistas de diferentes escuelas a lo largo del país, salió del punto conocido como El Caballito y avanzó por un tramo del boulevard López Mateos. Desde el inicio fue evidente la magnitud de la movilización y, a pesar del intenso sol, continuó creciendo durante toda su trayectoria hasta llegar al zócalo de esta ciudad. La cifra estimada entre organizaciones sociales, el magisterio democrático y algunos organismos de derechos humanos es de 40,000 asistentes. Algo sin duda notable en una ciudad que tiene no más de 240,000 habitantes.

Nunca dejaron de escucharse las consignas que acusaban al gobernador Ángel Aguirre de tener lazos con el narcotráfico y el crimen organizado, además, los gritos de estudiantes, profesores y luchadores sociales exigieron justicia y sobre todo –demanda principal del acto— la presentación con vida de los 43 estudiantes desparecidos. Madres y padres de familia se mantuvieron alejados de la prensa porque su dolor es inmenso y no tienen palabras sino para exigir justicia y compartir su rabia, sólo algunos padres se atrevieron a conversar con periodistas.

En un punto de parada para esperar a contingentes retrasados, el grupo de familiares, a través de uno de estos valientes padres, declaró a todos los medios presentes: «no vamos a aceptar la versión de que los cuerpos encontrados en las fosas de Iguala sean los cuerpos de sus hijos, a nosotros nadie del gobierno nos ha atendido y desconfiamos de sus peritajes, en los únicos que confiamos son en el equipo argentino que nos está apoyando. Además, queremos decir –dijo con el rostro serio y a punto de llorar– que se encontraron dos cuerpos de mujer y entre nuestros muchachos no había mujeres, esa es una prueba de que no son ellos».

En entrevista para SubVersiones, otro padre de uno de los normalistas desparecidos (el cual prefirió no dar el nombre por razones de seguridad), aseguró que «aún mantenemos la esperanza de que nuestros hijos estén vivos, fue la policía preventiva, los municipales, la que se los llevó vivos y sería ésta la que se los regresaría igual». Dicha postura se ha generalizado al mismo tiempo que el gobierno de Aguirre es desconocido por muchos sectores de la población, los cuales, aseguran, caerá pronto.

La manifestación avanzó por las calles de Chilpancingo y a su paso fue sumando mucho apoyo, las personas dejaron de trabajar y salieron a asomarse desde los talleres mecánicos, las ventanas de casas y edificios; en varios puntos, la marea de indignación recibió agua de jamaica natural y naranjas, también el aplauso sincero y los gritos que daban fuerza a estudiantes y familiares: «No están solos».

A su llegada al zócalo de la capital guerrerense, los manifestantes ocuparon todo el espacio y de inmediato comenzaron con el mitin. Diferentes organizaciones hicieron uso del micrófono para continuar con el repudio a las instituciones de seguridad pública estatales. Para cerrar la jornada un vocero de la sección 14 democrática del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) anunció el paro definitivo de esta sección del magisterio y un plantón en esta misma plaza, advirtiendo al gobierno local que no pararían hasta encontrar a los 43 desparecidos.

Esta movilización era esperada por muchas personas, luego del ambiente de incertidumbre y miedo que se ha estado viviendo a lo largo de estos días entre Iguala y Chipancingo, una concentración de miles de personas enarbolando la misma demanda de justicia revitalizó a las organizaciones y otorgó respiro en medio de este crimen de Estado.


En la capital del país resonó #AyotzinapaSomosTodos

El la Ciudad de México se realizó una marcha multitudinaria del Ángel de la Independencia al zócalo. Miles de personas y cientos de organizaciones, colectivos y sindicatos acudieron al llamado que el pasado sábado hicieron los padres y familiares de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa. Aunque algunos medios comerciales calcularon una asistencia de 15 mil personas en el D.F., fue evidente que el número era mucho mayor, ya que los contingentes salieron continuamente del Ángel durante más de dos horas.

La marcha la encabezaron los familiares y amigos de los normalistas desaparecidos. Los ojos hinchados de algunas de las mujeres reflejaban la enorme angustia y el coraje que las han embargado estos funestos 12 días. Enseguida marchaban los contingentes de las normales, empezando por el de la «Escuela Normal Raúl Isidro Burgos», de Ayotzinapa. Atrás venía la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y después de ellos, muchas más organizaciones y decenas miles de personas.

En un país con más de 150 mil muertos en la guerra contra el narco, y en donde pareciera que estamos acostumbrados a la aparición de fosas comunes y cuerpos violentados, la desaparición de estos 43 normalistas a manos del Estado y en contubernio con grupos del narco ha despertado la indignación, la tristeza y la rabia de miles de personas que, en todo el mundo, hoy decidieron no desatender esta infamia y volver a tomar las calles. Más allá de la solidaridad con las normales rurales, hoy la gente hizo suyos los rostros, los nombres y la ausencia de los desaparecidos.

Como era de esperarse, gracias a la ausencia de policías, no hubo enfrentamientos, violencia ni altercados. La plancha del zócalo estaba ocupada por enormes carpas colocadas para la Feria del Libro, lo que no permitió que los contingentes ingresaran; sin embargo, se llevo a cabo un breve mitin en la esquina de 16 de septiembre y Pino Suárez donde se leyó un pronunciamiento que suscriben decenas de organizaciones sociales, entre otras: el Centro Prodh, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de Atenco y la Agencia Autónoma de Comunicación SubVersiones.

En Morelia, Michoacán: #JusticiaParaAyotzinpa

Rabia, indignación y muchas latas de pintura descargadas en una cantidad inédita sobre muros y asfalto. Cientos y cientos de morelianos se dieron cita en la marcha que reclamó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos su inacción ante la desaparición de los jóvenes normalistas, al a vez que exigió castigo a los responsables.

Desde Chiapas: ¡su rabia también es la nuestra!

En San Cristóbal de las Casas, Chiapas, estudiantes y chiapanecos se movilizaron en apoyo a Ayotzinapa. Además, miles de bases de apoyo zapatistas salieron a las calles bajo las consignas «su dolor es nuestro dolor», «su rabia también es la nuestra» y «no están sólos», en una marcha que, con su silencio, se unió al grito colectivo de un México que repudia la masacre y exige con una sola voz: presentación inmediata y con vida, no repetición, ¡verdad, justicia!

* Este material está publicado bajo una licencia CC BY-NC 4.0 México. Copia, reproduce, difunde y republica, citando autoría y sin fines de lucro. Un trabajo colaborativo/colectivo de Agencia SubVersiones. Texto por Elis Monroy, Ranllus Sleman y Heriberto Paredes. Fotografías por Ranllus Sleman, Paulina Moreno, Luis Iborra, Amaranta Marentes, Elis Monroy, Gisela Delgadillo, Aurea Itandehui y Lucero Mendizábal (Ciudad de México), Heriberto Paredes (Chilpancingo), Alejandro Amado (Morelia) y Koman Ilel (Chiapas). Edición: María González.

Ver en línea : México hace suyos a normalistas desaparecidos de Ayotzinapa