El horror de los desaparecidos

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 5%

lunes 13 de oct 2014,

Por: VERÓNICA TERRONES

El horror de la desaparición forzada de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural indigna al mundo y nos obliga a mirar las entrañas de un pobre México devorado por la impunidad y la corrupción, por la violencia y la omisión.

De nada sirvió la estrategia del Gobierno priista por presentar ante el mundo una imagen transformadora, con cambio de partido en el poder para asegurar que México estaba a la vanguardia con reformas estructurales, se maquilló el rostro pero no se limpió la conciencia y la suciedad no tardó en brotar.

No hay palabras para explicar cómo pueden desaparecer 43 jóvenes ¿cuál fue la causa de tanto odio? Pero mientras aquí se buscan palabras, el mundo entero empieza a mandar misivas al Gobierno para exigir respuestas. Expertos de la Organización de las Naciones Unidas documentaron la aterradora historia como una violación a los derechos más elementales del ser humano.

Amnistía Internacional advierte sobre "una investigación deficiente, caótica y hostil". La Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresó "su profunda preocupación por los episodios de violencia en México"

Veintitrés integrantes del Parlamento Europeo pidieron "que no se dé ningún paso adicional en relación con los acuerdos comerciales antes de que la situación de los derechos humanos en México haya mejorado" y van más allá, afirman que la sociedad mexicana, así como una comunidad internacional "horrorizada" necesitan saber con urgencia dónde están los estudiantes desaparecidos".

Legisladores de más de treinta países latinoamericanos y caribeños se sumaron a la ola de indignación internacional y pidieron al Gobierno de México frené la impunidad y castigue a los responsables de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Los ojos del mundo están puestos en nuestro país, pero sobre todo en sus autoridades y su capacidad de respuesta para estar a la altura del ultraje. Los hechos son tan graves como la matanza de Tlatelolco, que significó un parte-aguas para la vida política de nuestro país. Lo sucedido en Guerrero no puede, ni debe quedar en una anécdota de la sangre que se ha derramado en esta patria como sucedió con los crímenes de indocumentados en San Fernando.

Si no hay una respuesta a los hechos que hoy no horrorizan seguirán multiplicándose bajo el cobijo de la impunidad, la omisión y la complicidad. Vivimos tiempos cruciales.

Ver en línea : El horror de los desaparecidos