Ausencias que lastiman: el dolor ahora es nuestra fortaleza

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 4%

04/12/2014 05:49 Patricia Briseño/ Corresponsal

Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez fueron detenidos en Oaxaca en 2007; las familias creen que pueden estar vivos

OAXACA,Oax., 4 de diciembre.— Nadín Reyes Maldonado, hija de uno de los presuntos militantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR), detenidos y desaparecidos en la ciudad de Oaxaca, desde el 25 de mayo del 2007, mantiene vivo el recuerdo de su padre.

“No hay día que no piense en él”, afirma

La hija de Edmundo Reyes Amaya asegura que se ha creado una dinámica de dar por muertos a su padre y a Gabriel Alberto Cruz Sánchez y “así el caso se vaya quedando en el olvido”.

Durante años ha recibido información falsa para, según ella, desvirtuar la desaparición de su padre.

Refiere que el gobierno, hasta ahora, no ha iniciado una línea de investigación sobre la búsqueda con vida de los dos presuntos integrantes del EPR.

“Lo que pretenden es orillarnos a que los demos por muertos, pero su responsabilidad es investigar, porque el delito de detención-desaparición forzada prescribe hasta que aparezcan”, añadió.

La desaparición de Edmundo y Gabriel Alberto motivó la organización Hasta Encontrarlos que mantiene viva la memoria y la esperanza de la desaparición de los oaxaqueños, en circunstancias aún desconocidas.

— Nadín, ¿cómo recuerda a su padre?

— Lo recuerdo siempre, como la última vez que lo vi: alegre, contento, despidiéndose de mí y de mi mamá. En los últimos días que estuvo con nosotros, estuvimos leyendo y conviviendo mucho. Me duele que no esté. Nos lo arrancaron de tajo.

— ¿Llora su ausencia?

— Claro que sí, pero también hemos aprendido en la familia a hacer del dolor una fortaleza. El ejemplo que me dio de luchar por lo que creía me ha ayudado; por el orgullo que siento por él, porque su lucha era justa, seguimos demandando su libertad.

— ¿Es difícil acostumbrarse a estar sin él?

— Nunca se acostumbra uno a no tenerlo; es un proceso difícil. Por cualquier cosa se le recuerda; algún libro, alguna canción, por ver su ropa, por alguna palabra. Su ropa y fotos, están ahí para tenerlos presente y nunca olvidar hasta saber qué pasó con él.

—Después de siete años, ¿aún confía usted encontrar a su padre con vida?

—Sí, tengo la esperanza. Yo creo que por su fuerza y capacidad de resistencia, puede estar vivo.

Margarita Cruz Sánchez, hermana de Gabriel, refiere que ni la Procuraduría General de la República (PGR) ni la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) tienen algún avance de las indagatorias por la desaparición de su hermano y Edmundo.

“El gobierno le apuesta al olvido. No nos escucha ni tampoco no ve”, asentó.

Ante esto, demandó a los gobiernos federal y estatal cumplir su obligación de dar justicia y presentar con vida a su hermano.

Margarita dejó de ver a su hermano hace unos 30 años, pero supo de él cuando el EPR lo reclamó como detenido-desaparecido forzadamente.

Para la familia fue un impacto después de tantos años de no verlo, de no saber nada de él y que un grupo armado lo reclamaba.

No lo reconocía en la foto porque lo dejamos de ver desde joven, pero después me di cuenta que era mi hermano.

En la familia , comentó, pensamos que sigue con vida junto con su compañero Edmundo y que están luchando por su presentación con vida.

El Estado de México confirma eficacia de la Alerta Ámber

El procurador de Justicia del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez aseguró que la Alerta Ámber ha probado ser un método eficaz para localizar menores extraviados pues de 72 que emitieron de abril de 2013 a la fecha, en 55 casos encontraron a los menores, aunque seis de ellos fueron hallados muertos.

“Se han emitido desde abril de 2013 a la fecha 72 alertas amber, y de éstas se ha logrado la localización de 55 menores de edad; no hay un patrón definido como usted lo indica, con relación a la desaparición o los registros de menores de edad desaparecidos en la entidad”.

Mencionó que los municipios que más registran desapariciones de menores, es en los ubicados en la zona Metropolitana o Valle de México, debido a la gran densidad poblacional con la que cuentan.

Los factores por los que desaparecen, precisó, son diversos, ya que algunos deciden de manera voluntaria dejar el hogar, mientras que otros son enganchados por redes sociales, asimismo indicó que no hay un patrón establecido en la desaparición de menores.

“Las desapariciones se dan en diversos municipios por muy variadas causas, en muchos ocasiones tenemos casos en que los menores abandonan el hogar por voluntad propia; sin embargo, nosotros por supuesto desde el registro del reporte desaparecido, iniciamos la búsqueda correspondiente con objeto de dar con su paradero.

Reiteró que la Alerta Ámber sí está funcionando, por lo que se dijo convencido de que el mecanismo es exitoso para localizar menores.

“Lamentablemente de estos 55 casos llevamos 6 en donde hemos encontrado sin vida a los pequeños... precisamente de 72 casos, el haber recuperado 55 gracias a la Alerta Ámber, estoy convencido que se trata de un mecanismo exitoso.”

Liliana, de 12 años que apareció muerta después de que fue emitida una Alerta Ámber es el más reciente caso de estos seis en donde el menor fue hallado sin vida.

Ver en línea : Ausencias que lastiman: el dolor ahora es nuestra fortaleza