Los militares deben ser investigados por Ayotzinapa: padre Miguel Concha

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 2%

(11 de diciembre, 2014).- En el caso de los normalistas debe ampliar la averiguación, aseguró tajante el sacerdote Miguel Concha Malo, pues aún no se cuenta con la claridad deseada en el tema. “Se ha dicho que faltan otras líneas de investigación y nosotros que los acompañamos por la defensa de sus derechos humanos, creemos que efectivamente faltan otras líneas de investigación”, señaló.

Las declaraciones se dieron durante el evento “Memoria, verdad y justicia para Ayotzinapa” organizado por el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria al sur de la Ciudad de México, en un primer momento convocado en memoria de Julio César Mondragón, y más tarde, por Alexander Mora Venancio, cuyos restos fueron identificados días atrás por especialistas forenses de Austria.

El padre Miguel Concha Malo enfatizó que México está sumido en la impunidad y la respuesta gubernamental ante la indignación ya está anunciada.

“Nos quieren acallar cuando les reclamamos su injusticia, su corrupción y su impunidad”, dijo a los presentes, minutos después aseguró que la respuesta que tiene el gobierno mexicano ante las múltiples protestas y manifestaciones de rabia ya fueron anunciadas por Enrique Peña Nieto días atrás; “más represión”.

“Hay muchas líneas de investigación, los compañeros de organizaciones civiles y nosotros que acompañamos a estos muchachos, y a estas víctimas y familiares de estos muchachos, decimos que hay que investigar a las demás policías, hay que investigar también a las fuerzas armadas, porque qué casualidad que ahí estaban como seguridad y no se aparecieron cuando se les necesitaban y se aparecieron nada más cuando los muchachos fueron a llevar a su compañero que se estaba desangrando [...] ahí sí llegaron muy valientes”, dijo Concha Malo.

*Julio César Mondragón*

65 días atrás, la policía municipal de Iguala le arrebató la vida y el rostro a Julio César Mondragón, quien no concluyó sus estudios en escuelas normales previas pues “no llenaban sus expectativas, él quería ser maestro, maestro rural”.

Y aunque su esposa trataba de desalentarlo en no emprender ese camino -narró el sacerdote Miguel Concha Malo durante el homenaje luctuoso-, éste insistió en acudir a la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa.

“¡Qué lección nos han dado estos maestros rurales!”, declaró el padre Concha Malo, quien aseguró que con su exigencia de verdad han impulsado una gran lucha que llama a la verdad y a la justicia.

El sacerdote llamó al gobierno a “no andarle vuelta a sus obligaciones”, la primera de ellas, la de reparar el daño haciendo justicia, y una segunda, no manchar la memoria de quienes han sido ejecutados, torturados. “¿Cómo vamos a garantizar que no se repita eso?” cuestionó durante la homilía, “cambiando cosas, necesitamos otras políticas, otras instituciones que realmente sirvan, que nos sirvan, necesitamos cambio y para eso estamos”.

Durante el acto, una joven portó una manta en la que se leía: “Julio César Mondragón, tu rostro tiene hoy la hermosura de la valentía y la gallardía de la dignidad”.

Al concluir el evento, las lágrimas rodaban en los rostros de todos los presentes, Marisa Mendoza, esposa del normalista Julio César Mondragón y madre de una bebé, leyó la última carta que el normalista escribió para ella. El aliento se cortaba junto con el de los presentes que la acompañaban, minutos después, Afrodita Mondragón Fuentes, madre del joven torturado tomó la palabra para pedir fuerza por los normalistas desaparecidos y llamar a la unión del pueblo mexicano para sumar esfuerzos.

Por su parte, Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, aseguró que miles de mexicanos “nos unimos en ese abrazo de dolor e indignación, de sufrimiento, pero de mucha esperanza, de mucho coraje y de mucha rabia”.

“En ese sentido, ese abrazo es precisamente para no olvidar y sobre todo para seguir estando fuertes en estos momentos tan dolorosos [...] estos días en Guerrero son días aciagos, días oscuros de mucha tiniebla, de mucha sangre, de mucha bala, de mucha impunidad y de muchas autoridades asesinas y corruptas”, aseguró Barrera.

Ver en línea : Los militares deben ser investigados por Ayotzinapa: padre Miguel Concha