Ni perdón, Ni olvido: a 2 años de la desaparición forzada de los estudiantes de Ayotzinapa

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 2%

Ciudad de México a 26 de Septiembre de 2016

El dolor, la angustia, el coraje y la rabia se hacen presentes hoy al recordar la terrible desaparición forzada de los 43 estudiantes normalista de Ayotzinapa, sucedida hace ya dos años, el 26 y 27 de septiembre del 2014 en Ayotzinapa, Guerrero. A pesar de la apuesta del Estado al olvido, hoy miles manifestamos nuestro apoyo y solidaridad para los familiares de todos estos jóvenes y para los miles de familiares de detenidos desaparecidos en el país, quienes seguimos luchando por la verdad y la justicia. Ni perdón, Ni olvido!

Como integrantes del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos enviamos un cordial y fraterno saludo a todos los padres de los 43 estudiantes, que sabemos, este día, es sumamente doloroso, los abrazamos y los reconocemos por la ardua lucha que han llevado en estos 2 años y por no claudicar en la exigencia de la presentación con vida de los jóvenes.

El caso de los 43 estudiantes, es lamentablemente evidencia de lo que desde años atrás miles de familias habíamos venido denunciando; una política sistemática y generalizada que tiene como finalidad infundir un clima de terror y parálisis social, la cual hoy en día se ha convertido en una política de Terrorismo de Estado, diseñada, planeada y sistematizada con la finalidad de que la población se someta, sin resistencia, a las llamadas reformas estructurales que niegan el respeto a los derechos humanos de la población.

La desaparición forzada de los 43 jóvenes estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” en el estado de Guerrero, es sin duda uno de los casos más terribles de desaparición forzada cometido en la historia de nuestro país y el caso más claro del Terrorismo de Estado.

La gravedad del caso no sólo se da por la desaparición colectiva de 43 jóvenes, pertenecientes a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialista de México (FECSUM) sino por la clara participación de elementos del Estado en la comisión de esta grave violación a los derechos humanos, además de la negativa constante y descarada de éste por tratar de deslindarse de su responsabilidad.

La desaparición de estos jóvenes desenmascaró el modo como opera el Estado y los grupos paramilitares que actúan con su apoyo y consentimiento. Además, vino a demostrar, lamentablemente, la grave situación que vive nuestro país en esta materia, desde hace más de 40 años.

Este caso corroboró la falta de voluntad política del Estado para realizar una investigación efectiva sobre los hechos, así como la impunidad estructural y sistemática en la que, desafortunadamente, se encuentran estos crímenes. En donde vemos que a pesar de que existen evidencias de la responsabilidad directa de agentes del Estado, como lo es la policía municipal y estatal de Guerrero, y ahora tenemos conocimiento de que también participó el Ejército, el caso no está siendo investigado por el delito de desaparición forzada, y los responsables tampoco han sido juzgados por este delito, y se corre el riesgo de que puedan ser puestos en libertad por la alegación de supuesta tortura y errores en el proceso.

Además este caso ha puesto en evidencia la perversidad del Estado al fabricar hechos y tratar de imponer una serie de mentiras como verdades, lo cual es característico de las desapariciones forzadas, inventar una serie de mentiras y negar la responsabilidad del Estado, y de esta manera tratar de que, con el tiempo, las familias y la población en su conjunto se desanimen, olviden y dejen de luchar por la Verdad y la justicia.

El caso Ayotzinapa, a pesar de las mentiras del Estado, a puesto al descubierto el carácter represivo y sistemático de este, en donde lamentablemente no sólo son los 43 jóvenes victimas de desaparición forzada sino miles más. El carácter de este caso por ser de suma gravedad ha puesto a nuestro país en los ojos de la comunidad internacional en donde ya es claro y evidente que en México no se respetan en lo más mínimo los derechos de la población y el hecho de que a 2 años de la desaparición de los jóvenes, el Estado no los presente con vida, a pesar del costo político que esto le ha traído, demuestra el grado de perversidad y descaro de este.

A dos años de este terrible hecho, a pesar de todo el esfuerzo del Estado por imponer su verdad, No olvidamos. Como tampoco olvidamos al defensor de derechos humanos José Francisco Paredes Ruiz quien cumple también este día, lamentablemente, 9 años detenido desaparecido y a los miles de detenidos desaparecidos más en el país.

Como familiares de desaparecidos en México y pueblo en general tenemos seguir impulsando la organización y la solidaridad incondicional con los familiares de todos los detenidos desaparecidos en el país. Los detenidos desaparecidos son del Pueblo, por todos ellos Ni perdón Ni olvido! Juicio y Castigo a los responsables!

¡Presentación con Vida de Todos los Detenidos Desaparecidos!

¡Vivos se los llevaron, Vivos los queremos!

Comité De Familiares de Detenidos Desaparecidos “Hasta Encontrarlos”

Navegar por las