Más desapariciones

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 2%

18 marzo, 2018,

Tamaulipas, donde más se registra ese ilícito en el país

CIUDAD DE MÉXICO.— A Ciudad Mier, Tamaulipas, le persigue la violencia. En 2010 fue escenario de una sangrienta confrontación armada entre células del Cártel del Golfo y “Los Zetas” que dejó decenas de muertos, pero la inseguridad no ha terminado. Un análisis del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm) reveló que es el municipio con la tasa de personas desaparecidas más alta del país.

La tasa de Ciudad Mier es de 1,855 casos por cada 100,000 habitantes, mientras la media nacional reportada por el Cedehm es de 51 casos por cada 100,000.

En segundo y tercer lugar se encuentra los municipios tamaulipecos de Guerrero y Jiménez, con 582 y 487 por cada 100,000 habitantes.

En el “top 10” de los municipios con tasas de desapariciones más altas se encuentran Los Aldamas (481), China (389) y Parás (353), en Nuevo León; Saric (338), en Sonora, y Tuxcacuesco (471), en Jalisco.

Un dato revelador en la geografía del crimen organizado, de acuerdo con el análisis del Cedehm, es que los municipios enlistados como los que tienen las tasas más altas de personas desparecidas, a excepción de Tuxcacuesco, Jalisco, se ubican en la misma zona, bordeando los linderos de México con Estados Unidos en la llamada zona de la Frontera Chica (conformada por municipios de Miguel Alemán, Camargo, Guerrero, Mier y Gustavo Díaz Ordaz).

Crimen organizado

El análisis “La gravedad de las desapariciones en México y su incidencia municipal” señala que existe una alta coincidencia entre el delito de desaparición de personas y el crecimiento y control de regiones a cargo del crimen organizado.

“Actualmente el 42% de las desapariciones registradas oficialmente se concentra en los seis estados de la frontera con Estados Unidos. Entidades donde coincide una constante disputa territorial por los cárteles de la droga”, señala el informe.

En Tuxcacuesco la historia no es muy diferente, la ciudad que presume ser la cuna de Juan Rulfo, el autor de “Pedro Páramo”, vive con problemas de inseguridad. No es una zona de disputa por el trasiego transfronterizo, pero sí forma parte de la zona de influencia del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

Este análisis cita dos estudios internacionales: los reportes 2016 de Human Rights Watch y del Departamento de Estado del gobierno estadounidense, que coinciden en que “miembros de las fuerzas de seguridad mexicanas participaron en desapariciones forzadas cometidas de manera generalizada”.

Tamaulipas es por mucho la entidad que más ciudades aporta al “top 20” de los municipios con más personas desaparecidas por cada 100,000 habitantes, pues además de las ya mencionadas el Cedehm también enlista otras siete ciudades: Abasolo (336), Valle Hermoso (302), Camargo (291), Miguel Alemán (289), San Fernando (276) —la ciudad de las fosas de los 72 migrantes—, Matamoros (266) y Nuevo Laredo (241).

Sonora aporta otros tres municipios: Cucurpe (273), General Plutarco Elías Calles (268) y Ónavas (239). Esas tres localidades no son ajenos a la lucha por el poder del crimen organizado.

En 2015, la prensa contó como familias enteras tuvieron que salir de Sonoyta, cabecera municipal de Plutarco Elías Calles, pues dos grupos del crimen organizado, los Memos y los Salazar, comenzaron a pelearse la ciudad, una zona de trasiego para drogas y migrantes. En Cucurpe además existen minas de oro.

Nuevo León y Jalisco tienen a un municipio en esa lista: Melchor Ocampo (248) y Santa María del Oro (277), respectivamente.

En total, dice el Cedehm, “considerando los 150 municipios con mayor incidencia: 18% pertenecen al estado de Tamaulipas, 17% a Jalisco, 15% a Nuevo León y 10% a Chihuahua”.— Animal Político

Y agrega: “En conclusión, según las cifras que existen, México ocupa el segundo lugar en el mundo en incidencia de desapariciones” solo superado por Siria, un país que vive en guerra civil desde seis años.

Ver en línea : http://www.yucatan.com.mx/mexico/ma...