“No hay ningún esfuerzo serio en investigar quién está detrás de las desapariciones”: HRW

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 1%

Animal Político
Por Alberto Pradilla @albertopradilla
15 de enero, 2020

“Es difícil identificar cambios o incluso hasta mejorías, las cifras lo desmienten”, sostuvo José Miguel Vivanco, director de la división para las Américas de Human Rights Watch, quien opina que las vulneraciones a los derechos humanos se han mantenido durante el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Como muestran los datos ofrecidos recientemente sobre desaparecidos por Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, de las 61 mil 637 personas desparecidas, según el informe hecho público el 6 de enero, 5 mil 184 corresponden al último ejercicio, con López Obrador ya en el poder.

Lo mismo ocurre con las cifras de homicidios. Con 34 mil 132 asesinatos, México cerró 2019 como el año más sangriento desde que se tienen estadísticas.

Human Rights Watch presenta este martes The World Report 2020, su informe anual sobre la situación de los Derechos Humanos en más de 90 países, entre los que se incluye México y el resto de América Latina. El veto de las autoridades de Hong Kong a su director, Kenneth Roth, hizo que la publicación del documento se adelantase unas horas en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

El resumen del capítulo sobre México muestra que los problemas que afectan al país desde que Felipe Calderón inició su “guerra contra el narcotráfico” en 2006 siguen presentes en la actualidad. Desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, tortura o malos tratos contra los migrantes son algunos de los aspectos que se reflejan en el informe.

Como ejemplo, Vivanco apuntó la falta de avances en la lucha contra la impunidad. “A parte de (el caso de los estudiantes desaparecidos de) Ayotzinapa, donde el presidente y su equipo han mostrado interés especial, si buscas evidencias de progresos en el ámbito de justicia, es muy difícil encontrarlos”, afirmó.

Los trabajos de búsqueda de desaparecidos son, a juicio del director de la división de las Américas de HRW, “la única área en el que hay que aplaudir lo que el gobierno ha hecho”. En este sentido, mostró su satisfacción por el “liderazgo” mostrado por el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, y la comisionada Quintana. Destacó los “esfuerzos para identificar, para saber el número total, sin cosmética” y consideró que el reciente informe, todavía incompleto por la falta de algunas fiscalías, es “devastador”.

“Se ha hecho un esfuerzo serio que refleja un compromiso genuino”, consideró.

Sin embargo, este esfuerzo tiene sus limitaciones, en opinión de Vivanco. “El objetivo es buscar cadáveres, revisar fosas, que coincidan los listados y las muestras de ADN. Pero uno se pregunta por qué los esfuerzos se circunscriben a la búsqueda y no a responder ¿por qué? ¿bajo qué circunstancias? ¿quiénes son los responsables?”, dijo.

Con esta metodología, dijo Vivancos, “sigues trabajando con la hipótesis de que eran narcos contra narcos”. “Sabemos que hay una responsabilidad por parte de agentes del Estado, Ejército, Marina y policías municipales”, afirmó.

En opinión del directivo de HRW, “no hay investigaciones”, y esa es una de las grandes cuentas pendientes. Como ejemplo: “¿Cuántas de las 5 mil denuncias creíbles de desapariciones en el último año corresponden a agentes del Estado?”

Vivanco dividió las desapariciones en tres categorías que deberían investigarse: cuántos corresponden a carteles, cuántos a carteles en colusión con policías y cuántos corresponden única y exclusivamente a Ejército y Marina.

“No lo sabemos. Y no veo ningún esfuerzo serio en investigar quien está detrás de las desapariciones”, dijo.

“La ecuación está centrada única y exclusivamente en la búsqueda. El resto queda librado a su suerte”, indicó.

Esta misma idea, que las vulneraciones a los Derechos Humanos siguen perpetrándose en el México de López Obrador, está presente a lo largo del capítulo mexicano del informe de HRW.

“Las violaciones a los derechos humanos perpetradas por miembros de las fuerzas de seguridad -incluyendo tortura, desapariciones forzadas y abuso contra migrantes- han continuado durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que asumió la presidencia en diciembre de 2018”, arranca el documento. “Se siguen produciendo abusos contra migrantes y ataques contra periodistas independientes y defensores de los Derechos Humanos y persisten las limitaciones en el acceso a los derechos sexuales y reproductivos”, indica.

Ver en línea : https://www.animalpolitico.com/2020...