El expediente secreto de la PF del caso Ayotzinapa

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 1%

El contenido de la investigación interna de la Policía Federal lo da a conocer públicamente la periodista Anabel Hernández por primera vez en Aristegui Noticias.

Anabel Hernández

jul 15, 2020 08:01 a. m.

Un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la PF, hasta ahora secreto, revela nueva información sobre el caso Ayotzinapa basada en interrogatorios y pruebas de polígrafo practicados en 2015 y 2016 a elementos de la PF adscritos a Iguala y a un alto funcionario de oficinas centrales de la corporación.

A través de una investigación dirigida por la comisaria María Luisa Saucedo López, entonces titular de la Unidad de Asuntos Internos, se descubrió que la PF tuvo información anticipada del ataque contra los normalistas y que los federales actuaron contra los estudiantes desde el inicio del ataque en la Central de Autobuses.

Se confirmó la participación de los federales en el ataque perpetrado en el llamado puente de El Chipote, y ahora se sabe existen imágenes que muestran la interacción de éstos con policías municipales esa noche.

A través del llamado detector de mentiras la Unidad de Asuntos Internos pudo revelar que el titular de la Estación de la PF en Iguala, Luis Antonio Dorantes Macías -protagonista esa- y otros funcionarios, eran señalados por sus propios colegas de tener vínculos con la delincuencia organizada.

Así mismo la prueba del polígrafo puso al descubierto que mandos nacionales de la PF tuvieron conocimiento de los hechos en tiempo real, sin que se conozca hasta ahora cuales fueron sus órdenes, y en días posteriores al 26 y 27 de septiembre de 2014 fueron cómplices en la destrucción o pérdida de pruebas.

Mientras la PGR encabezada por Jesús Murillo Karam fabricaba la llamada “verdad histórica” y el titular de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón solapaba torturas y amenazaba de muerte a los detenidos, como lo muestra el video que ahora circula de la violencia contra Felipe Rodríguez Salgado con quien se fabricó la versión oficial, no hicieron una investigación seria, puntual sobre la verdadera actuación de la Policía Federal esa noche dejando a un lado una indagatoria que podría haber ayudado a resolver el caso con veracidad.

Por Anabel Hernández

El hallazgo confirmado de los restos del estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre en un lugar diferente al Río San Juan y al basurero de Cocula anunciado la semana pasada por el titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación de la Fiscalía General de la República, Omar Gómez, junto con el video que muestra al titular de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, solapando torturas y amenazando de muerte a Felipe Rodríguez Salgado, uno de los detenidos con los que se fabricó la llamada “verdad histórica”, dan sepultura formal y sin retorno a la historia creada por el gobierno de Enrique Peña Nieto sobre el ataque contra los estudiantes de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero.

Pero aún queda por resolver qué ocurrió realmente esa noche y que se finquen responsabilidades contra todos los que participaron directa e indirectamente en los hechos y contra quienes los encubrieron.

En 2017, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Federal concluyó una investigación realizada durante dos años sobre la participación de elementos de la Estación de la Policía Federal de Iguala en los hechos, cuya existencia fue ocultada por el gobierno de Peña Nieto y cuyo contenido se revela por primera vez en este reporte. En ella se revelan nueva información y pruebas.

Utilizando el polígrafo (detector de mentiras) y a través de intensos y rigurosos interrogatorios practicados durante la investigación UAI/DGII/1398/15 y UAI/DGII/0956/16, la UAI de la PF en 2015 y 2016 logró romper la omertá (código de silencio) entre los policías federales y obtuvo de ellos declaraciones que revelan información sobre los verdaderos hechos ocurridos esa noche y su participación en ellos.

La autora de este reporte tuvo acceso al oficio PF/UAI/1806/2017 fechado el 14 de septiembre de 2017 entregado por la comisaria María Luisa Saucedo López, entonces titular de la Unidad de Asuntos Internos de la PF, a Manelich Castilla Cravioto, comisionado General de la Policía Federal.

De acuerdo a las confesiones de los federales que obran en el documento de 121 páginas, el entonces jefe de la Estación de la PF en Iguala, Luis Antonio Dorantes Macías, supo con anticipación del ataque y fue un importante protagonista de los hechos ocurridos esa noche.

La UAI también descubrió que los policías federales Victor Manuel Colmenares Campos y Emanuel de la Cruz Pérez Arizpe participaron en la persecución contra los normalistas cuando éstos salieron de la Central de Autobuses del centro de Iguala después de haber tomado dos autobuses. Hasta ahora se sabía que en esa primera persecución habían participado policías municipales de Iguala.

Además Pérez Arizpe y el policía federal Alfonso Ugalde Cámara confesaron haber estado en el llamado puente de El Chipote esa noche junto con otros elementos. Esto confirma la información del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y lo dicho por un testigo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos quien en 2016 reconoció físicamente a Colmenares Campos y Pérez Arizpe como dos de los policías que estuvieron presentes en el ataque perpetrado en ese puente, ubicado en las inmediaciones del Palacio de Justicia cuando estudiantes que viajaban en el autobús Estrella de Oro 1531 estaban siendo desaparecidos.

Entre los normalistas de ese grupo estaban Alexander Mora y Christian Alfonso Rodrigez Telumbre, los únicos dos de los 43 normalistas cuyos restos han sido encontrados. Cada uno en lugares distintos.

Gracias al documento obtenido se revela por primera vez que existían imágenes en poder de la PF que muestran a policías municipales dialogando con policías federales al lado de uno de los autobuses en los que viajaban los estudiantes esa noche.

Asimismo, federales bajo la prueba del polígrafo confesaron que Dorantes y los elementos de la PF Andrés Jerez García, Víctor Manuel Colmenares Campos, Emanuel de la Cruz Pérez Arizpe, Francisco Javier Alcaraz Ocampo -todos adscritos en la PF de Iguala- “formaban parte de la nómina de la delincuencia organizada”. Los cuatro estuvieron activos la noche del ataque y desaparición.

También se descubrió que mandos de la PF a nivel nacional tuvieron información de los hechos en tiempo real y participaron en la desaparición de videos clave de los hechos. Entre ellos el entonces titular de la División de Seguridad Regional Antonio Garza García y el director general adjunto Región Centro de la Dirección General de Operaciones de la División de Seguridad Regional, Carlos Guadalupe Cervantes Cervantes.

Aunque en el sexenio de Enrique Peña Nieto, la PGR y mandos de la PF protegieron a los elementos que participaron en los hechos al menos en 2017, la Unidad de Asuntos Internos de la PF logró esclarecer parte de la participación de sus policías esa noche e intentó imponerles una sanción al menos administrativa.

De acuerdo al oficio PF/UAI/1806/2017 María Luisa Saucedo López, titular de la UAI solicitó a Manelich Castilla Craviotto el inicio de procedimiento administrativo y la suspensión temporal de 14 elementos y funcionarios de la PF. Sus nombres son: Leticia Bahena Nava, René Diazleal Hernández, Carlos Guadalupe Cervantes Cervantes, Jorge Alberto Cruz Pérez, José Carlos Hernandez Romero, Victor Manuel Colmenares Campos, Arturo Gómez Gómez, Francisco Javier Alcaraz Ocampo, Emanuel de la Cruz Pérez Arizpe, Rubén Figueroa Castrejón, Marco Antonio Pérez Guzmán, Otilio Salgado Barrios, Alexsander (sic) Esquivel, y Alfonso Ugalde Cámara.

Pero nada sucedió.

La PF en la noche de Iguala

La PF participó activamente en los hechos ocurridos el 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala.

La autora de este reporte lo ha señalado desde octubre y diciembre de 2014 en una investigación periodística independiente financiada por la Universidad de California en Berkeley.

A través de documentos y testimonios se supo de la presencia de los federales en los ataques ocurridos en la calle Juan N Alvarez, y en la carretera Iguala-Chilpancingo a la altura del Palacio de Justicia. De los dos puntos desaparecieron los 43 estudiantes.

Entre los documentos encontrados desde 2014 está la ficha informativa firmada por José Adame Bautista, entonces coordinador operativo de la región norte de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Guerreo. En ella informa que a las 17:59 el C4 Chilpancingo reportó que los estudiantes estaban saliendo de Ayotzinapa en los camiones Estrella de Oro 1568 y 1531.

El reporte llegó de manera simultánea a las policías municipal, estatal, federal y al Ejército Mexicano.

Adame señaló que a las 20:00 horas llegó a la caseta de peaje número tres el autobús 1531 y ahí llegó él, encabezando a la policía estatal y el oficial de la PF Víctor Colmenares Campos junto con otros cinco elementos a bordo de otras tres unidades de federales. La PGR nunca investigó sobre esto ni interrogó a los elementos de la PF sobre ello.

A las 21:15 comenzó la persecución y ataque contra los normalistas cuando escapaban de la Central de Autobuses en el centro de Iguala.

El estudiante Luis Pérez Martínez declaró ante la Procuraduría General de Guerrero desde la mañana del 27 de septiembre de 2014 que la PF había disparado.

“Primeramente fueron los policías municipales quienes con un vehículo tipo patrulla les obstaculizaron la circulación “, declaró Pérez Martínez, “y que un grupo de compañeros se bajaron para hacer la patrulla a un lado para que los dejaran pasar y de que al momento de que intentaron mover la patrulla, en esos momentos llegaron elementos de la Policía Federal y ellos fueron los que dispararon en contra de mis compañeros…”.

Asimismo en un video grabado esa noche por los normalistas durante el ataque uno de los estudiantes afirma: “ya se van los policías, se quedan los federales, nos van a querer fastidiar…”.

Cuando ocurrieron los hechos esta fue la cadena de mando en la PF: el titular de la Estación de la PF en Iguala era Luis Antonio Dorantes Macías; el titular de la Estación de la PF en Chilpancingo era Antonio Ramos Cruz. El coordinador de esas dos estaciones era José Antonio Cabrera Méndez, y el Coordinador Estatal de la PF en Guerrero era Omar García Harfuch.

En las oficinas centrales de la PF en la Ciudad de México: Carlos Guadalupe Cervantes Cervantes era Director General adjunto Región Centro de la División de Seguridad Regional, que abarcaba el estado de Guerrero. Juan David León Rivas, era Director General de Operaciones de Seguridad Regional. Antonio Garza García era el titular de la División de Seguridad Regional.

Todas las fichas emitidas durante el 26, 27 y 28 de septiembre de 2014 por la Estación de la PF de Iguala, de las cuales se tiene copia, iban dirigidas con copia para la Coordinación Estatal Guerrero (CEG), muchas directamente a nombre de García Harfuch, y a nombre de Garza García de la División de Seguridad Regional.

El inicio y el método

Luego del primer informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal inició en septiembre de 2015 una investigación en la que se realizaron entrevistas y pruebas poligráficas a integrantes de la institución, se solicitó información a diferentes áreas de la PF y se realizó visita a la estación de Iguala, Guerrero.

“El 15 de septiembre de 2017 esta Unidad remitió al Consejo Federal de Desarrollo Policial de la Policía Federal a solicitud de inicio del procedimiento administrativo por la presunta infracción a los deberes del régimen disciplinario de 14 integrantes”, indica el documento.

Cabe señalar que la UAI no pudo interrogar ni someter a polígrafo a Luis Antonio Dorantes Macías porque éste dejó la Estación de la PF desde el 6 de octubre de 2014, es decir pocos días después del ataque a los normalistas, y renunció de forma definitiva a la corporación el día 23 de ese mes, sin mayores problemas. Pero de acuerdo a toda una nueva reconstrucción de hechos hecha por la UAI, Dorantes Macías fue un protagonista impune de esa terrible noche.

La UAI interrogó intensamente y sometió al polígrafo a 11 elementos adscritos en esa época en la Estación de la PF en Iguala: Alexsander Esquivel Hermenegildo, José Carlos Hernández Romero, Jorge Alberto Cruz Pérez, Victor Manuel Colmenares Campos, Arturo Gómez Gómez, Marco Antonio Pérez Guzmán, Alfonso Ugalde Cámara, Leticia Bahena Nava, Otilio Salgado Barrios, Francisco Javier Alcaraz Ocampo y a Emanuel Pérez Arizpe.

También interrogaron a Cruz Ramos, y sometió a polígrafo a Cervantes Cervantes, y René Diazleal Hernández quien el 6 de octubre de 2014 llegó a sustituir en el cargo a Dorantes.

Algunos elementos de la PF de Iguala habían interrogados por la PGR en 2015 y 2016, pero ahora el polígrafo comprueba que dieron versiones falsas de lo sucedido y la PGR nunca hizo un esfuerzo por contrarrestar las evidentes contradicciones en sus declaraciones.

Sabían con anticipación del ataque

El mando de la PF en Iguala, Luis Antonio Dorantes Macías tenía información sobre el ataque orquestado contra los normalistas con tiempo de anticipación.

El elemento de la PF Francisco Javier Alcaraz Ocampo, interrogado por la UAI el 29 de marzo de 2016, declaró que el 26 de septiembre de 2014 acompañó a Dorantes a la base Vértice, en Acapulco, Guerrero, cerca de las 12:30, a una reunión con transportistas. Luego fueron a comer a un VIPS y salieron rumbo Iguala entre cuatro y cuatro y media de la tarde.

“Ya de regreso a la Estación de origen (Iguala) el Comandante Dorantes recibió una llamada vía celular, pero en esa ocasión el evaluado no supo de quien se trató ni el motivo de la misma pues el superior no le comentó nada y continuaron en camino….”.

De acuerdo a la prueba de polígrafo aunque Alcaraz Ocampo dijo no haber sabido con anticipación que lo estudiantes serían atacados en Iguala, “se registraron significativas faltas de veracidad en la pregunta: El 26 de septiembre de 2014, ¿Tuviste conocimiento previo que se llevara la retención de los estudiantes?”.

El conocimiento anticipado de Dorantes sobre los hechos, la UAI lo confirmó con otros dos testimonios.

Víctor Manuel Colmenares y Emanuel de la Cruz Pérez Arizpe fueron mancuerna en el turno del 26 y 27 de septiembre y actuaron la mayor parte del tiempo a bordo de la patrulla número 09908.

En el interrogatorio de la UAI Colmenares admitió que Dorantes les ordenó a las 20:00 estar alertas sobre problemas con los normalistas. A esa hora los estudiantes habían llegado a la caseta de peaje de Iguala sin haber causado ningún disturbio que pudiera poner alerta a las autoridades.

“Nos avisa el oficial de guardia de quien no recuerdo el nombre, vía radio, que el titular de la Estación Iguala de nombre Luis Antonio Dorantes dio la orden de que estuviéramos pendiente del paso de autobuses en los que iban estudiantes de Ayotzinapa que se dirigían a la Ciudad de Iguala y que informáramos de inmediato si teníamos contacto con ellos, yo creo que Dorantes ya tenía conocimiento de que los estudiantes iban a hacer desmanes…”, declaró Colmenares. Esto revela que la PF tenía bajo observación los autobuses 1531 y 1568 de los cuales al final de la noche desaparecieron los 43.

La UAI detectó que Colmenares no registró en su bitácora esa orden recibida. Mientras que Pérez Arizpe hizo dos bitácoras distintas el 26 de septiembre de 2014. Una donde escribió “posible cierre Ayotzinapas” (sic), y en otra lo omitió. Cuando fue cuestionado de la razón del cambio señaló que fueron órdenes de Dorantes.


Esperaban a estudiantes en la caseta

Oficialmente hasta ahora la PF nunca reconoció que había estado en la caseta de peaje vigilando a los estudiantes. La UAI pudo comprobar las mentiras de los federales al respecto.

Pérez Arizpe dijo a la UAI que recibió la orden del subinspector de la PF José Carlos Hernández Romero de ese 26 de septiembre, de hacer un operativo conjunto con la policía estatal a las 15:00 horas para revisar carros robados, armas y drogas. El punto de reunión habría sido la caseta de Iguala.

“…estuvimos en la caseta alrededor de 30 minutos y salimos a dar un recorrido como a las 16:00 horas, no encontramos nada, había pocos vehículos, llegamos hasta los límites del Estado de Morelos a la altura del kilómetro 17 aproximadamente y regresamos como a las 18:30, el Teniente Colmenares y yo seguimos recorriendo el sector solos hasta que nos avisaron de disturbios en el centro…”, declaró Pérez Arizpe, ocultando que tuvieron el primer contacto de ese día con los normalistas en la caseta de peaje.

El PF Rubén Figueroa Castrejón fungió como radio operador de las 15:00 horas del 26 de septiembre hasta la mañana del 27. Fue interrogado por la UAI el 17 de marzo de 2016 y llama la atención que dijo que no eran comunes los operativos conjuntos entre la Policía Estatal y la PF pero el 26 de septiembre hubo uno, dijo que inició a las 17:00 en la caseta de Iguala pero no recuerda a qué hora terminó.

Señaló que en el operativo participaron por la PF la patrulla 11744 tripulada por el subinspector José Carlos Hernández Romero, y la 09908 tripulada por Colmenares y Pérez Arizpe. “Fue este operativo conjunto el único que yo recuerdo en 24 años once meses que tengo de servicio en la Estación Iguala”.

En la prueba de polígrafo aplicada, el PF Figueroa Castrejón reconoció que alteró la tarjeta informativa relacionada al operativo conjunto entre la policía estatal y la PF antes de entregarla a la Coordinación Estatal de la PF en Guerrero.

“ es decir cuadrarla se refería a que le digo al guardia (Alexsander Esquivel) cómo ves este relato, si concuerda, si ponemos esto, le quitamos esto y se la pasamos al jefe para que la cheque…”
“Se registraron reacciones significativas de falta de veracidad en las preguntas ¿Tú alteraste las bitácoras de los días 26 y 27 de septiembre de 2014? ¿Sabes con seguridad quién alteró las bitácoras de los días 26 y 27 de septiembre de 2014?”, señala el reporte de la UAI.

Los hechos reales son que el 26 de septiembre los estudiantes llegaron a las inmediaciones de Iguala entre 20 y 20:30 horas. El autobús 1531 se detuvo en el poblado Rancho del Cura, y el 1568 en la caseta de peaje Iguala. No tenían planeado entrar a la ciudad. Esperaban tomar los autobuses para su manifestación política en esos puntos.

Entrevistado por la autora de este reporte en 2015, el estudiante Fernando Marín quien iba en el camión 1568 dijo que cuando llegaron a la caseta ya estaban los policías estatales y federales, y una motocicleta con personas vestidas de civil que los vigilaban. De acuerdo a las declaraciones rendidas por elementos del 27 Batallón de Infantería ahora se sabe que eran militares vestidos de civil haciendo supuestamente solo tareas de “inteligencia”.

De acuerdo al testimonio de normalistas sobrevivientes, en Rancho del Cura secuestraron un autobús pero el chofer les dijo que lo acompañaran a Iguala a dejar el pasaje y ahí se los entregaría. Aproximadamente a las 21:00 los normalistas quedaron encerrados dentro de ese camión en la central y llamaron a sus compañeros para pedir que los rescataran. Así se pusieron en movimiento los autobuses Estrella de Oro 1531 y 1568 y llegaron al lugar.

Jefe de PF en Iguala activo en las calles durante el ataque

El suboficial Alfonso Ugalde Cámara declaró a la UAI que el 26 de septiembre su turno comenzaba a las 22.00 horas y terminada a las 7:00 del día 27. Pero de manera inusual recibió la orden de Dorantes de presentarse en la Estación de la PF a las 20:00 horas. La misma hora señalada por Colmenares.

“…alrededor de las 20:00 horas leí un mensaje vía texto que había llegado a mi teléfono particular directamente del titular Dorantes Macías que me instruía que me presentara a la brevedad a las instalaciones sin especificar el motivo…”.

Dijo que cuando llegó, aproximadamente a las 21:00 horas Dorantes le ordenó vigilar las oficinas mientras que salió acompañado de Pérez Guzmán.

Es la primera vez que se sabe de salida de Dorantes de la base de Iguala a esas horas.

En la prueba del polígrafo realizada el 28 de marzo de 2016 el PF Marco Antonio Pérez Guzmán confirmó que salió con Dorantes de la base en la patrulla 11742 de 21:30 a 23:00 supuestamente a brindar apoyo en un “accidente leve” en “polígono 2” sin especificar de que se trataba y lo cual tampoco aparece en la bitácora de ese día. Pero ese punto sería el puente de El Chipote donde fu atacado el autobús 1531.

Y señaló que posteriormente hizo un recorrido con Dorantes en Iguala, lo cual éste ocultó en sus testimonios ante la PGR.

A las 23:15 volvió al salir de la Estación de la PF de Iguala con Dorantes en la patrulla 11742 a hacer un recorrido “porque le reportaron disturbios en el centro”.

PF participó en persecución en la Central de autobuses

Al mismo tiempo que Dorantes estaba en las calles con Pérez Guzmán, también estaban Colmenares y Pérez Arizpe.

El policía federal Alexsander Hermenegildo Esquivel, entrevistado el 17 de marzo de 2016 por la UAI declaró “alrededor de las 21:00 y 22:00 horas del mismo día el evaluado es el primer elemento en enterarse que estudiantes de Ayotzinapa estaban haciendo disturbios en el interior de la ciudad de Iguala” a través de una llamada del C4 de Iguala.

Y declaró que escuchó directamente que Dorantes ordenó a Colmenares y Arizpe ir a verificar. Hasta ahora la versión oficial y de las bitácoras de la PF es que los dos policías salieron a las calles de Iguala hasta después de las 23:15 luego de la llegada de un oficio No. 1187/2014 del Ministerio Público de la Federación, en Iguala, en el que se ordenó a Dorantes investigar sobre una balacera en el centro.

Según esa versión oficial Colmenares y Pérez Arizpe habrían ido a ver a Felipe Flores, titular de la policía municipal de Iguala a sus oficinas del palacio municipal en el centro de Iguala para preguntarle si había problemas , y cómo éste habría respondido que los federales habrían regresado a su base y que no habían detectado problemas o balaceras.

Pero el informe de la UAI confirma que los hechos habrían ocurrido totalmente de otra forma y en otros horarios.

Colmenares y Pérez Arizpe participaron desde las 21:15 en la persecución de normalistas en la central de autobuses, hasta ahora se había dicho que solo había estado presente la policía municipal de Iguala.

Ugalde Cámara en la prueba del polígrafo practicada el 30 de marzo de 2016 reveló que después de las 21:00 recibió un mensaje de texto de un compañero, dijo no recordar el nombre “en donde le contó lo que estaba pasando y le dijo que Arizpe y Colmenares al dirigirse hacia el centro de la ciudad aproximadamente entre las 21:15 y 21:30 pasaron por la Central de autobuses y se percataron de los desmanes que había ahí motivo por el cual se dirigieron a los camiones que tenían apoderados los estudiantes de Ayotzinapa e intervinieron en el hecho bajándolos de los mismos y al parecer controlaron la situación”.

Ugalde Cámara añadió durante la prueba del detector de mentiras que aproximadamente a las 21:45 Colmenares y Arizpe regresaron a la base y cerca de 30 minutos después regresó Dorantes luego de su primer recorrido con Pérez Guzmán y les ordenó salir rumbo al “paralelo 2” “lugar en el que se iban a reunir con otras unidades”.

Confiesan PF presencia en el Palacio de Justicia

En 2016 Gregorio Jaimes Reyna, chofer del autobús Estrella de Oro 1531, de donde Christian, Alexander Mora, y más de una decena de normalistas fueron desaparecidos, identificó ante CNDH a Colmenares y Pérez Arispe como policías federales presentes en la agresión y desaparición entre las 22.00 y 22:30 de la noche del 26 de septiembre.

Esa hora coincide con el testimonio dado por Alexsander Hermenegildo Esquivel a la UAI.
Los hechos ocurrieron en la carretera Iguala-Chilpancingo a la altura del llamado puente El Chipote, ubicado cerca del Palacio de Justicia de Iguala. El chofer dijo a la CNDH haber escuchado el diálogo entre policías federales y municipales de Huitzuco.

“¿Qué pasó con los chavos?”, preguntó Colmenares a los policías, según el testigo.

“Allá atrás chingaron a un compañero se los van a llevar a Huitzuco allá que el patrón decida que va a hacer con ellos”.

“Ah, ok,ok está bien” habría dado como respuesta Colmenares y Pérez Arizpe.

En el testimonio dado al GIEI el mismo chofer declaró que lo subieron en una patrulla de la policía estatal y desde ahí vió como fueron bajando a los normalistas del camión 1531.

“Los estaban golpeando con unos palos en la cabeza, a los que podían caminar los subían a la patrulla y a los que no, entre dos policías los arrastraban y los aventaban en las patrullas”.

Testigos directos entrevistados por la autora en 2014, 2015 y 2016 narraron haber visto patrullas de la PF ahí en dicho puente, amenazando a los normalistas, insultándolos, y desviando el tráfico.

En el interrogatorio Colmenares negó a la UAI haber tenido contacto con algún autobús donde viajaban los estudiantes. Pero el examen del polígrafo reflejó que estaba mintiendo.

“Se registraron reacciones significativas de falta de veracidad a la pregunta formulada ¿Hablaste con alguna persona que viajaba en el autobús que llevaba a los estudiantes de Ayotzinapa?”, señala el informe.

“Cabe señalar que se registraron reacciones significativas de falta de veracidad en la pregunta formulada ¿Mantuviste contacto con policías locales mientras estuvieron retenidos los normalistas el 26 de septiembre de 2014?”, añade el reporte de la UAI.

En el interrogatorio practicado a Pérez Arizpe admitió que sí estuvo presente en el Puente del Chipote, donde fue atacado el autobús 1531.

“Que diga el entrevistado ¿el número económico del carro radio patrulla con el que se presentó en el Puente el Chipote y quien lo acompañaba?” se le preguntó en el interrogatorio.

“La CRP 9908 en compañía de Ugalde, nada más”, respondió pero negó haber participado en el ataque y desaparición.

“Después de realizar el análisis poligráfico (a Pérez Arizpe) se registraron reacciones de falta de veracidad en las preguntas:

“¿En algún momento tuviste contacto con los estudiantes de Ayotinapa?, ¿Sabías de antemano si alguna autoridad pretendía actuar en contra de los estudiantes de Ayotzinapa?”.

También detectaron que mintió al responder la pregunta “¿Tuviste contacto con la Policìa Local mientras los estudiantes estuvieron retenidos?”.

Ugalde por su parte confesó que paso con Pérez Arizpe por el puente del Chipote, es decir a la altura del Palacio de Justicia, donde permanecieron unos minutos y enseguida llegaron otros elementos: Colmenares, Gómez, Hernández Romero y el propio Dorantes Macías.

Dijo que se bajaron de sus unidades y luego volvieron a subirse a ellas. Señaló haber visto un retén de policías municipales pero que le pareció normal y negó haber visto a los normalistas.

“Después de realizar el análisis poligráfico se detectaron reacciones significativas de falta de veracidad en la pregunta ¿Sabes con seguridad si algún Policía Federal participó en la retención de los estudiantes de Ayotzinapa?”.

Tenía PF imágenes de federales y municipales juntos esa noche

En el interrogatorio a Colmenares sobre lo ocurrido en el puente del Chipote, al detectarse a través del polígrafo que estaba mintiendo le hicieron preguntas más directas.

“Que diga el entrevistado ¿Quiénes eran los policías municipales con los que tuvo contacto el día de los hechos, es decir 26 y 27 de septiembre? ¿Dónde fue ese encuentro? ¿Dónde habían tenido contacto y cual era el punto a donde llevarían los integrantes (sic).

“Yo no tuve contacto, de verdad que no, no me entreviste con ellos, lo juro, yo no participé en nada”, respondió Colmenares según el documento de la UAI.

Pero la Unidad de Asuntos Internos de la PF tenía otras pruebas.

“Que diga el interesado ¿De dónde salen las imágenes de los 3 policías municipales haciendo contacto con policías federales al lado de un autobús haciendo contacto?”.

“No lo sé, yo no hice contacto con policías municipales”, respondió Colmenares.

Nexos con la delincuencia organizada

Jorge Alberto Cruz Pérez, otro de los PF activo esa noche , en la prueba del polígrafo hecha el 31 de marzo de 2016 declaró haber escuchado que Dorantes Macías y otros de sus compañeros de la PF tenían nexos con la delincuencia.

“…el examinado mencionó que se enteró por comentarios de René Diazleal que los elementos relevados como el ex titular de ésta Estación el subinspector Luis Antonio Dorantes Macías, el oficial Victor Manuel Colmenares Campos, el suboficial Emanuel de la cruz Pérez Arizpe, el suboficial Francisco Alcaraz Ocampo, entre otros que no recordó nombres, formaban parte de la nómina de la delincuencia organizada ignora de qué grupo delictivo…”.

Tuvieron mandos centrales de PF información en tiempo real y desaparecieron videos clave.
Todas las bitácoras de servicio y radio de la Estación de la PF de Iguala están manipuladas. En todas se señala que las actividades de la federal esa noche iniciaron a las 23:15 , nada se dice de la presencia en la caseta de peaje, ni los recorridos previos de Dorantes, ni la intervención en la Central de Autobuses ni en el puente del Chipote.

En la investigación interna de la UAI se habla por primera vez del papel de algunos de los mandos nacionales de la PF sobre los hechos de esa noche.

Carlos Guadalupe Cervantes Cervantes fue entrevistado por Asuntos Internos el 30 de marzo de 2016. Por primera vez un oficial de la PF se refirió a la injerencia de los mandos nacionales aquella noche.

“El día 26 de septiembre de 2014 me enteré de los hechos suscitados por radio, los jefes, es decir el Director General de Operaciones y el Titular de la División de Seguridad Regional Antonio Garza García también tuvieron conocimiento de los hechos aunque no me percate de que hubieran tomado acciones al respecto, tampoco recibí instrucciones de trabajar en algo al respecto en esos días”, dijo Cervantes.

El PF José Carlos Hernández Romero declaró el 17 de marzo de 2016 declaró que por órdenes de Dorantes Macías solicitó los videos de la caseta de peaje Iguala a Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) del 26 de septiembre de 2014 correspondientes de las 23:00 a las 00.00 horas. Primero dijo que no se tuvieron noticias de los videos y luego reconoció que en CAPUFE lo dejaron verlos. Confesó que Dorantes pidió los videos “para desvincularlos de los eventos con los estudiantes de Ayotzinapa”.

El Suboficial Otilio Salgado Barrios fue examinado el 17 de marzo de 2016 por Asuntos Internos. Dijo no haber trabajado el día 26 por no haber estado de turno y que se presentó a trabajar hasta el día 27.

Ante la UAI declaró que él hizo la tarjeta para solicitar dichos videos a Caminos y Puentes Federales (CAPUFE). Quienes solicitaron los videos fueron el sub inspector José Carlos Hernández Romero y luego René Diazleal Hernández, quien el día 6 de octubre sustituyó a Dorantes Macías. “Desconozco con qué motivos”, dijo.

En las declaraciones de los elementos de la PF rendidas en 2015 y 2016 en la PGR no informaron de la existencia de dichos videos ni tampoco se les preguntó.

Diazleal Hernández interrogado por la UAI el 28 de marzo de 2016 dijo que Cabrera Méndez, responsable de la PF de Iguala y Cocula, le pidió los videos de la caseta para ser entregados al jefe de División Antonio Garza García, quien los había solicitado a la Coordinación Estatal Guerrero.

“Me llamó Cabrera y me dijo que fuera a la caseta de cobro número tres de CAPUFE en Iguala para solicitar videos de los días 25, 26, 27 y 28 de septiembre de 2014”.

Afirma que no vio el contenido de los videos porque era información confidencial “al momento de tenerlos le hablé a Cabrera y le informe que ya los tenía y que se los entregaba a él y me dijo que no, que se los entregara a Cervantes (segundo al mando de León Rivas)”. Y dijo haberlos enviado directamente a Cervantes con un PF de Iguala.

Diazleal en la prueba del polígrafo reconoció que esos videos eran importantes “por las fechas solicitadas y que en los videos podrían observar a los autobuses y patrullas que pasaron por la caseta esos días”.

Cervantes por su parte, interrogado por la UAI sobre los videos de CAPUFE, dijo que no recuerda haberlos recibido él pero sí recuerda que fueron entregados; dice que puede no haber un registro de la entrega “porque pudieron haber sido entregados al jefe de operaciones en forma directa”. Dijo no saber dónde habían quedado.

Con la prueba del polígrafo “después de constantes negativas finalmente el C Cervantes Cervantes reconoció que sí se trató de los videos de CAPUFE y que él confirmó con el C Diazleal la recepción de los mismos”. Afirmó que cuando tuvo los videos en su poder los entregó a su superior Juan David de León Rivas quien le habría dicho que los dejara y luego los revisaría.

“Pese a sus aclaraciones se registraron reacciones significativas de falta de veracidad en las preguntas ¿Tienes en tu poder alguno de los videos de CAPUFE que se te entregaron? y ¿Revisaste el contenido de los videos que se te entregaron de CAPUFE?”.

Esos videos son importantes en el caso porque ligado a otros testimonios de personal del 27 Batallón de Infantería en Iguala, de los normalistas y a los propios informes del GIEI, en la caseta de Iguala estaban presentes la PF, policía estatal y Ejército, y con los videos podría probablemente verse la forma en que se coordinaron y movilizaron para actuar contra los normalistas antes, durante y después de los ataques y desaparición.

Consultados para este reportaje abogados del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, que representan a los padres de los normalistas atacados y desaparecidos, confirmaron que hasta ahora ningún elemento de la Policía Federal ha sido detenido por los hechos ocurridos en Iguala.

Ver en línea : https://aristeguinoticias.com/1507/...