México reconoce 73.000 desaparecidos

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 1%

Francesc Barata | Ciudad de México, México. Servicio especial 16/07/2020 01:18 | Actualizado a 16/07/2020 03:59

Cecilia Patricia Flores estaba el pasado lunes escarbando la tierra en un paraje abandonado de Sonora cuando supo que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunciaba que en México había 73.249 desaparecidos.

El anuncio sorprendió a Cecilia Patricia, como también a las miles de madres que cada día salen a buscar a sus hijos. El país se volvió a quedar sin aliento ante las nuevas cifras de la violencia. “Escuché las declaraciones oficiales y sentí puro coraje, mucha impotencia, porque no estaban diciendo la verdad”, manifestó ayer en conversación telefónica Cecilia Patricia Flores, la impulsora del colectivo Madres Buscadoras de Sonora. “Pura mentira están diciendo –añade Cecilia–.

Las mujeres que estamos sobre el terreno sabemos que mienten y que los datos del Gobierno no son ni la mínima parte de la realidad”. Espiral de violencia Marzo fue el mes más sangriento de la historia del país: 2.585 asesinatos Los números de la burocracia administrativa que dio a conocer la secretaria de Gobernación dicen de que en los seis primeros meses de este año se han producido más de 2.000 desapariciones. Un promedio de trece diarias, que sufren particularmente los jóvenes y, de forma especial, las menores de edad.

Desde el último recuento, en enero del 2020, el conteo de desapariciones ha crecido en más de 11.000 personas. Ahora, la creación del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, una reivindicación de la sociedad civil, ha permitido saber que desde 1964 se han producido en el país 174.844 desapariciones.

El dato se disparó de forma espectacular desde que, en el 2006, el presidente Felipe Calderón instauró lo que dio en llamar la guerra al narco. Desde entonces se han producido más de 61.000. Desconfianza “Las mujeres que estamos sobre el terreno sabemos que mienten”

En su declaración pública, la secretaria de Gobernación estuvo acompañada del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas. Se pretendió hacer patente que el actual Gobierno de López Obrador quiere hacer las cosas de modo diferente en materia de desapariciones forzadas.

“Tenemos la responsabilidad de informar para que la sociedad sepa quiénes son los desaparecidos”, dijo la titular de Gobernación.

Alejandro Encinas señaló que en los seis primeros meses de este año se produjo una disminución de los datos. Si entre enero y junio del 2019 se contabilizaron 3.679 desapariciones, en el mismo periodo del presente año son 2.332. “Una disminución por primera vez significativa del delito de desaparición de personas”, declaró ante los periodistas Alejandro Encinas.

Visita a Guanajuato

Más de mil militares velaron ayer por la seguridad de López Obrador

Pero esta cifra positiva no consuela a las organizaciones de derechos humanos que trabajan con las víctimas. “Esos datos no están claros. ¿Cómo pueden hacer un buen registro si la recopilación de casos no está clara?”, se pregunta Eliana García, exdiputada federal y activista en el acompañamiento a las víctimas.

El propio subsecretario de Derechos Humanos reconoció que seis estados de la república no han facilitado datos actualizados, por lo que resulta difícil conocer la realidad de forma precisa.

“El recuento oficial nos cayó como una bomba. En vez de bajar subieron las desapariciones. Pero es que, además, muchas madres estamos convencidas de que esos números no son reales y pueden ser tres veces más”, declaró en conversación telefónica desde Culiacán María Isabel Cruz, creadora del colectivo Sabuesas Guerreras de Sinaloa.

Esta mujer busca a su hijo desaparecido en el 2016 y sabe de lo que habla. Ha encontrado decenas de fosas clandestinas y vive bajo la amenaza de los narcos.

Desaparecidos
El número se dispara desde el 2006, cuando Calderón declaró la guerra al narco

La transparencia en materia de violencia que quiere impulsar el nuevo Gobierno se percibe desde los colectivos como una acción insuficiente.

“El registro es restrictivo, poco transparente para su consulta, y no permite que la información pueda ser verificada por los familiares de los desaparecidos”, manifestó en Twitter el abogado y activista Jorge Verástegui.

Muchos colectivos han pedido a las autoridades que les informen de manera personal. El aumento de las desapariciones que reportan las autoridades tiene una relación directa con el crecimiento de los índices de violencia ocurrido en los últimos meses, a pesar de las restricciones de movimiento por la pandemia.

El mes de marzo fue el más sangriento en la historia de México con 2.585 asesinatos. En los dieciocho meses del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha producido en el país un total de 53.628 asesinatos.

Asesinatos y desapariciones que muestran una realidad sangrante y que no frenó que ayer el presidente del Gobierno Andrés Manuel López Obrador viajara al estado de Guanajuato, el que tiene los índices más violentos.

Más de mil efectivos militares velaron por la seguridad del presidente en un territorio controlado por el narco.

No ha sido casual que elija este lugar, allí se produjo hace pocos días la matanza de 27 jóvenes que estaban en un centro de tratamiento de adicciones. Mientras el presidente recorría uno de los estados más violentos del país, en la ciudad de Hermosillo, en el estado de Sonora, Cecilia Patricia Flores recibía ayer la llamada de una mujer que denunciaba la desaparición de seis miembros de su familia.

“Es uno más de los muchos que recibo cada día. Familiares desesperados que tienen miedo de acudir a las autoridades. Son casos que no aparecen en las cifras oficiales”, comentó Cecilia.

Ver en línea : https://www.lavanguardia.com/intern...