Quiénes son y dónde entrenaron los marinos ’élite’ investigados por la FGR por desaparición forzada

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 9%

Por
Jorge Alejandro Medellín
@JorgeMedellin95
8 de noviembre, 2020

Creadas en abril de 2001 como parte de una amplia reestructuración naval en el naciente sexenio del presidente Vicente Fox Quesada (2000-2006), las Fuerzas Especiales (FES) de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) pasaron de cumplir misiones de “defensa de la soberanía, seguridad e intereses nacionales”, a llevar adelante operaciones contra organizaciones del narcotráfico.

Esta gama de misiones se ha focalizado en el combate a cárteles del narcotráfico a los que los integrantes de las FES de la Marina han asestado golpes contundentes, ya sea con la captura de sus líderes o con su eliminación.

El 16 de diciembre de 2009 en Cuernavaca, Morelos, Arturo Beltrán Leyva murió en un enfrentamiento con las FES de Marina que intentaron detenerlo en el condominio Altitude en el que se ocultaba. El 7 de noviembre de 2010 en Matamoros, Tamaulipas, Ezequiel Cárdenas Guillén, alias “Tony Tormenta”, hermano de Osiel Cárdenas, líder del Cártel del Golfo, fue abatido por elementos de las FES luego de tres horas de enfrentamiento.

En la Operación Gárgola ejecutada en Mazatlán, Sinaloa, el 22 de febrero de 2014 para recapturar a Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, los comandos “Hurón” y “Tigrillo” de las FES lograron la aprehensión del capo.

Dos años después, en la Operación Cisne Negro efectuada en Culiacán, Sinaloa, el 19 de enero, los comandos Viper, Puma y Roble de la UNOPES fueron parte central de la nueva y definitiva recaptura de Guzmán Loera.

Las Fuerzas Especiales de la Marina, creadas para apoyar despliegues navales antiterroristas, evolucionaron rápidamente para convertirse en la unidad de élite de la Semar encargada de llevar adelante operaciones contra el crimen organizado.

Están integradas actualmente por 1,984 elementos (unos seis batallones) que cuentan con adiestramiento constante y cada vez más sofisticado que comprende la acción directa, el combate cercano en interiores, las operaciones urbanas, las operaciones en selva y desierto.

También desarrollan acciones de reconocimiento, paracaidismo en caída libre, buceo de combate, manejo de explosivos, la seguridad a funcionarios, operaciones de inteligencia militar, de alta montaña, de contraterrorismo y de guerra no convencional, entre varias más.

La primera antigüedad de operadores de las FES se formó en el curso efectuado entre abril de 2001 y junio de 2002, con 45 elementos como pie veterano de lo que hoy es la UNOPES (Unidad de Operaciones Especiales).

Esta unidad pasó revista de entrada el 15 de septiembre de 2014, luego de la publicación del Acuerdo Secretarial de esa fecha, firmado por el almirante Vidal Francisco Soberón Sanz.

La UNOPES aparece en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de la Semar con asignaciones que superan en más de diez veces, por ejemplo, los recursos destinados a la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos (UPPDH) de la Secretaría, la cual, en sus programas y funciones, incluye a los más de 60 mil efectivos de la institución.

El PEF de la Marina del 2019 le asignó a la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos un presupuesto de 42 millones 243 mil 631 pesos, mientras que la UNOPES recibió en ese año la cantidad de 601 millones, 203 mil 037 pesos, la cifra más alta en los últimos años para dicha instancia operativa.

El PEF 2020, el que se ejerce este año, tiene 31 millones 305 mil 768 pesos para el funcionamiento de la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos. En cambio, para la UNOPES la asignación es de 507 millones 935 mil 015 pesos.

Aún más. El PEF aprobado para la Semar en 2021 indica que la Unidad de Promoción y Protección de los Derechos Humanos recibirá 36 millones, 590 mil 074 pesos para funcionar, mientras que la UNOPES tendrá 454 millones 447 mil 434 pesos para los gastos de operación, los sueldos, las remuneraciones adicionales especiales y otras prestaciones sociales y económicas contempladas para sus integrantes.

A la UNOPES solo acceden los Infantes de Marina capaces de superar los exámenes y pruebas de filtro que se les aplican para ir avanzando hasta concluir una intensa preparación que puede durar entre un año y año y medio, dependiendo si el aspirante es aceptado y desea continuar un curso especial de seis meses de duración.

En un principio, como Fuerzas Especiales de los grupos de Comando, los marinos realizaban esta preparación:

Duración del Curso: 7 semanas en Puerto Chiapas, Chiapas; entrenamiento de los Comandos.

Este tipo de adiestramiento especializado requiere de una gran fortaleza física y mental de los cursantes; no es necesario ser paracaidista, se aplica en terreno selvático, fangoso y pantanoso con clima cálido-lluvioso e implica ejecución de prácticas y ejercicios de alto riesgo, por ello son una fuerza élite.

El curso se efectúa en 2 fases:

Primera Fase: Al cursante se le adiestra en las técnicas y tácticas de las operaciones especiales de comandos y se aplica el adiestramiento práctico repetitivo para lograr destreza individual y colectiva.

Segunda Fase: El cursante entra en la fase de planeamiento y ejecución sobre el terreno de supuestos tácticos, aplicando las técnicas y tácticas de Operaciones especiales de comandos, se enfoca a aumentar el liderazgo, fomentar el trabajo en equipo y fortalecer el espíritu de cuerpo.

Ver en línea : https://www.animalpolitico.com/2020...