Actores hacen conciencia política

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 2%

2011-08-30• Especial

El conflicto en Atenco en 2006 le abrió a Francesca Guillén un mundo hasta ese momento desconocido. A partir de que un grupo de pobladores que se opusieron a la construcción del nuevo aeropuerto en sus tierras en el Estado de México, la actriz comenzó a involucrarse en causas sociales y estar al pendiente en los temas políticos del país.

“El conflicto de Atenco me empezó a revelar un mundo que no tenía idea que existía en mi país, sabía de 1968, pero hasta ahí”, dijo Guillén.

A partir de este hecho, Francesca comenzó a adentrarse en otras campañas como la de los desaparecidos forzados en nuestro país y que tan sólo en México se tienen considerados 561 desaparecidos políticos desde 1969 a la fecha.

Por esa razón, un grupo de actores, entre ellos Francesca, participan en la campaña de la organización internacional H.I.J.O.S. México por la identidad y la justicia contra el olvido y el silencio, cuyo propósito es denunciar la desaparición forzada de personas que comenzó a partir de la guerra sucia, y que hoy conmemora el Día Internacional del Desaparecido Forzado.

Otros famosos que se sumaron a esta campaña para adoptar a un desaparecido son: Daniel Giménez Cacho, Rodrigo Murray, Óscar Chávez, Irene Azuela, Martín Altomaro, Humberto Busto, Ofelia Medina, María Aura y Liliana Felipe y Jesusa Rodríguez.

A diferencia de Francesca, el actor Daniel Giménez Cacho tiene muy presente estas causas sociales y políticas con las que se busca contribuir a que más gente se sume y se fortalezca la exigencia ciudadana por la justicia y el fin de la impunidad.

“Mi interés en el tema es el mismo que el del Movimiento por la Paz, ayudar a dar a conocer los casos de desaparecidos es ponerles rostro y nombre a las víctimas y denunciar la impunidad gubernamental.

“Las historias de desaparecidos son las historias de gente que lucha por mejorar nuestra vida en sociedad, héroes cotidianos que se enfrentan al poder porque prefieren no quedarse callados y creen en la defensa de la dignidad y los derechos humanos. Denunciar estos casos es solidarizarse con ellos y contrarrestar en alguna medida el control mediático y la falta de acceso a la información”, sentencia Giménez Cacho.

A la iniciativa también se unieron las voces de algunos músicos como Los Aterciopelados, Panteón Rococó, Los Pericos, Los de Abajo, Los Bunkers, Nana Pancha, Las Reinas Chulas, y recientemente las periodistas Carmen Aristegui y Elena Poniatowska, y el monero Rafael Barajas “El Fisgón”.

“Me parece importante que nosotros entendamos que no sólo como actores tenemos una responsabilidad de entretener a la gente, sino que también podamos servir de vínculos para dar a conocer muchos sucesos lamentables que siguen aconteciendo en este país. Esta campaña está orientada a denunciar a todas las personas que han desaparecido a lo largo de 40 años como resultado del terrorismo de Estado”, denunció Humberto Busto.

En abril de este año, el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre las Desapariciones Forzadas Involuntarias (GTDFI) hizo una serie de recomendaciones al gobierno mexicano para examinar el estado de las investigaciones sobre casos de desapariciones forzadas, las medidas adoptadas para prevenir y erradicar el problema y combatir la impunidad.

A raíz de esas recomendaciones, más personas se unieron, tan sólo el año pasado en la Alameda central se tomaron más de 100 fotos de personas que pasaban por ahí y decidieron unirse al reclamo.

Curiosamente, la actriz María Aura tuvo una amiga en la primaria, cuyos padres fueron desparecidos durante la dictadura argentina. Fue así como María adoptó en la campaña a Valentín Fernández Zamora, profesor de quien se desconoce su paradero desde 1978.

“El tema me impactó y me impresionó mucho tenerlo tan cerca, entonces cuando me invitaron a participar en el proyecto me sentí afortunada de poder hacer algo. Siento que el ser actriz es una responsabilidad social y debemos tomar conciencia de que somos un ejemplo de trabajar por un mundo mejor”, subrayó María Aura.

De acuerdo con Humberto Busto, en México el problema de desaparecidos es mucho más grave que en dictaduras como la de Argentina o Chile, “porque representa un terrorismo de Estado un poco más encubierto, en donde en teoría no tenemos una dictadura y pertenecemos a una democracia”.

Cada uno de los actores adoptó un desaparecido como obligación espiritual, una persona de la cual se reclama su paradero a través de una foto, “aunque Derechos Humanos y autoridades del país no los reconoce porque se necesitan pruebas”, según dice la hija de Mario de Jesús Alvarado Prieto, un profesor desparecido desde 1980.

“En mi caso, la persona que yo apoyo desapareció en un camión, él era maestro en Guerrero, hay testigos que vieron cómo los militares y policías lo bajaron del camión y no han sabido nada al respecto, por cierto también piden pruebas para considerarlo desaparecido político. Lo que queremos destacar con la campaña es que cada una de las personas desaparecidas podría ser nuestro familiar, amigo o alguien cercano, entonces el hecho de adoptar es un acto simbólico que no sólo son los que no están, sino la posibilidad de que alguno de nosotros no estemos”, dijo Busto.

Francesca representa a Gabriel Cruz, un desaparecido en Oaxaca durante el conflicto de los maestros en Oaxaca y cuando se formó la Asamblea Política de Pueblos de Oaxaca (APPO) en el 2006.

“Me siento viva desde que lo hago, antes iba por la vida dormida y darte cuenta que esto pasa no es llenar tu vida de tristeza, es llenar tu vida de conciencia y la conciencia nunca puede ser mala, equivocada o dañina, pero muchas veces me siento muy incapaz y frustrada porque quisiera salvar al mundo, a veces entra el heroísmo y digo me suicidaré por todos, pero luego pienso que no es objetivo decir algo así, pero hago lo que puedo, hago pequeñas cosas, hablo del tema”, cuenta Guillén.

Busto, Guillén, Aura, Murray y Giménez Cacho divulgan esta campaña con sus colegas y en redes sociales para que se comience a hacer ruido y de esta manera se conozca el paradero de estos 561 desaparecidos.

“Convertirse en un ser más político del que generalmente se es cuando eres actor y estar enterado qué sucede con mi gobierno, con los distintos medios de comunicación. La posibilidad de buscar en Internet información vital, porque hace 50 años tú no te enterabas de muchos engaños, ahora puedes determinar qué cosas son reales y cuáles no, eso se convierte en más complejo en la medida en que vas creciendo y te vas dando cuenta que no sólo eres un pasivo, sino ser político”, concluyó Rodrigo Murray.

La iniciativa

• Al proyecto también se unieron músicos como Los Aterciopelados, Panteón Rococó, Los Pericos, Los de Abajo, Los Bunkers, Nana Pancha, Las reinas chulas, y recientemente las periodistas Carmen Aristegui y Elena Poniatowska, y el monero Rafael Barajas “El Fisgón”.

• Hoy se conmemora el Día Internacional del Desaparecido.

La campaña

• H.I.J.O.S. México es una red internacional que se encuentra México, Argentina, Guatemala, Chile, Uruguay, Colombia, España y Francia para denunciar las desapariciones forzadas.

• La campaña de desaparecidos fue creada para hacer visibles los rostros de las personas desaparecidas a través de actores, cantantes, músicos, periodistas, artistas y activistas.

• También se editó el disco Voces Contra el Olvido con canciones de Aterciopelados, Los de Abajo, Nana Pancha, Reincidentes, Liliana Felipe, Óscar Chávez, Amparo y María Inés Ochoa, Mercedes Sosa, entre otros.

Famosos como Daniel Giménez Cacho, Rodrigo Murray, Óscar Chávez, Irene Azuela, Martín Altomaro, Humberto Busto, Ofelia Medina, María Aura y Liliana Felipe y Jesusa Rodríguez se sumaron a esta campaña de desaparecidos.

Alejandro Madrigal • Ciudad de México

Ver en línea : Actores hacen conciencia política