Sufre Estado alud de desapariciones Morales afirmó que, de los casos registrados en CADHAC, en un 35 por ciento están involucrados agentes municipales, estatales, federales, ministeriales y elementos de la Marina y el Ejército.

, por  Desaparecidos 2 , popularidad : 3%

Sufre Estado alud de desapariciones

Daniel de la Fuente

Monterrey, México (23 enero 2012).- Los muertos y heridos no son el único saldo de la guerra entre cárteles y la lucha anticrimen: cientos o quizá miles de desaparecidos llenan con su ausencia numerosos hogares del País... y Nuevo León no es la excepción.

Ciudadanos en Apoyo de los Derechos Humanos (CADHAC), único organismo que lleva registro en el Estado, reporta 117 casos de desaparición forzada sólo entre el 2011 y lo que va del presente año, pero estima que en realidad hay unos 800, aunque no todos han sido reportados.

"De enero del 2011 a este año tenemos 117 casos de desapariciones", dijo la religiosa Consuelo Morales, directora de la asociación civil que está exigiendo al Congreso local tipificar el delito de desaparición forzada.

"Están documentados y hay denuncias ante el Ministerio Público, pero de ellos sacamos más de 800 personas que han desaparecido, porque generalmente, cuando nos reportan los casos, nunca se llevan a una sola, sino a varias personas juntas.

"Son cuando menos 800 y nos quedamos cortos", agregó. "La cifra negra, por supuesto, debe ser mayor, porque hay miedo cuando la gente quiere denunciar, pues los captores les dicen ’vamos a matar a tu familiar’ o ’venimos por otro’".

Morales afirmó que, de los casos registrados en CADHAC, en un 35 por ciento están involucrados agentes municipales, estatales, federales, ministeriales y elementos de la Marina y el Ejército.

El resto apunta a la delincuencia organizada.

Los 117 casos han sido revisados desde junio del año pasado con el Procurador del Estado, Adrián de la Garza, e integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, que encabeza el poeta Javier Sicilia.

"(Los familiares) viven de cara a un abismo atroz", expresó Sicilia el 12 de diciembre del año pasado, "porque no saben si están vivos y, si lo están, en qué condiciones, y, si están muertos, no saben qué les sucedió y no tienen sus cuerpos".

Sicilia estima que a nivel nacional la cifra de desaparecidos asciende a, por lo menos, 10 mil personas en el presente sexenio.

Como referencia, Coahuila anunció el pasado 13 de enero la creación de una Subprocuraduría especializada para atender su problemática de desaparecidos, que estiman en cuando menos mil 600 casos, sin especificar periodo.

Morales aseguró que en Nuevo León hay avances en algunos casos tratados en la Procuraduría, pero hay otros que no se han movido nada.

"En casi todos los casos vemos una total falta de acción del Ministerio Público", expresó, "y son las mismas familias las que se transforman en investigadores.

"Ellas son las que han aportado pistas, pero no se asume la investigación ni se integran pistas a los expedientes. Es difícil".

La directora de CADHAC señaló que los casos son reportados no sólo en Monterrey, sino también en otros municipios dentro y fuera del área metropolitana.

Demandan tipificar delito

El organismo que encabeza la Hermana Consuelo así como familiares de personas desaparecidas entregaron el pasado 13 de enero documentos en la Oficialía de Partes del Congreso local demandando la inmediata tipificación del delito de desaparición forzada.

La semana pasada, Amnistía Internacional y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos dieron a conocer su apoyo a la iniciativa regiomontana y urgieron a los legisladores a aprobarla.

"No existe el delito, por eso no hay cifras", argumentó la religiosa y activista de los derechos humanos. "Entonces, las familias tienen que andar haciendo investigaciones y recuentos.

"Nos vamos a quedar sin jóvenes, porque son a los que se están llevando.

Ahora no lo sentimos, pero sí más tarde".

Esto sin contar, añadió, con la doble victimización que sufren las familias, ya que una parte de la opinión pública piensa que la gente es secuestrada porque "andaba en malos pasos".

Nora Montemayor, madre de José Francisco, uno de cuatro jóvenes secuestrados en Ciénega de Flores en el 2006, y de los primeros casos de "levantones" reportados en Nuevo León, dijo que aún mantiene la esperanza de ver llegar a su muchacho sano y salvo.

"Pero ¿qué te puedo decir de la autoridad?", dijo. "No nos ayudó en nada y yo tengo la impresión de que así está la mayoría de los casos de desaparecidos: sin solución alguna".

Ver en línea : Sufre Estado alud de desapariciones