Detenidos desaparecidos en una “sociedad civilizada” Un ejemplo de la persecución criminal del actual gobierno calderonista lo constituye la detención y desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, ciudadanos oaxaqueños detenidos el 25 de mayo de 2007 acusados de pertenecer al Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (EPR).

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 1%

México, el país generoso que otorgó asilo político a miles de perseguidos provenientes de España, durante la dictadura de Francisco Franco y de Chile, en los años del terrorismo de Estado impuesto por Augusto Pinochet, también tuvo y tiene detenidos desaparecidos, presos políticos y exiliados. Argentina, Paraguay y Uruguay padecieron dictaduras militares. Los regímenes de Rafael Videla, Alfredo Stroessner y José María Bordaberry pretendieron convertir a sus países en cárceles. México también ha padecido gobiernos represivos y funcionarios públicos que utilizaron la tortura para perseguir a sus opositores. Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela han sido escenarios de guerra en diferentes etapas de su historia reciente donde autoridades supuestamente “civilizadas” desaparecieron, encarcelaron, intimidaros y torturaron a disidentes. México, conocido en Suramérica como El País Amigo, padece situaciones similares con gobernantes surgidos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), como Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) y del Partido Acción Nacional (PAN), como el usurpador Felipe Calderón Hinojosa (2006-mayo de 2012).

“Nos imaginábamos que en México se respetaban plenamente los derechos humanos y estamos sorprendidos al escuchar y leer denuncias sobre la existencia de una cárcel clandestina en Matehuala, San Luis Potosí, a donde fueron trasladados varios presos políticos que estaban detenidos en la capital del estado, según el testimonio ofrecido por Mario Estrada Baltasar y Eladio Torres Flores, también prisioneros políticos en la penitenciaría de Santa Martha Acatitla”, explicaron Rosalía y Josué, dos salvadoreños, simpatizantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), refugiados en México, durante un encuentro sobre derechos humanos realizado en Cuernavaca, el mes de mayo de 1987.

Hace 25 años, el gobierno priista y neoliberal de Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988) criminalizaba la protesta social, perseguía y reprimía a opositores en nombre de “la convivencia y las buenas costumbres”. Afortunadamente las voces patrióticas de Rosario Ibarra de Piedra y Heberto Castillo, junto a la de otros promotores de los derechos humanos y las libertades públicas, denunciaban los atropellos y crímenes de una régimen que deseaba pasar a la historia como “el renovador moral de la sociedad”, pero que ahora se le recuerda como el inspirador y autor del fraude electoral realizado en 1988 contra los simpatizantes del Frente Democrático Nacional (FDN) y su candidato, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En 1987 la organización no gubernamental denominada Federación Latinoamericana de Familiares de Detenidos Desaparecidos (FEDEFAM) completaba 6 años de trabajo arduo por los derechos humanos. Se fundó en San José, Costa Rica, en enero de 1981 y fue reconocida como una institución independiente el mes de noviembre de ese mismo año durante el encuentro regional realizado en Caracas, Venezuela. Actualmente tiene el status consultivo ante el Consejo Económico y Social de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Edita el boletín Hasta encontrarlos con información puntual de casos concretos en cada nación.

La desaparición forzada es un método de represión política que utilizan varios gobiernos en nuestra América. El autoritarismo, propio de los regímenes militares y dictaduras sangrientas, como la de Anastasio Somoza García y sus hijos en Nicaragua, ha sido adoptado por administraciones civiles y democracias débiles. En México a partir del fraude electoral de 2006 y la imposición del usurpador Felipe Calderón Hinojosa se exhibe un cuadro dramático en materia de derechos humanos. La llamada “guerra contra el narco” ha servido al régimen panista para criminalizar la protesta social, intimidar y perseguir a amplios sectores de la población.

Un ejemplo de la persecución criminal del actual gobierno calderonista lo constituye la detención y desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, ciudadanos oaxaqueños detenidos el 25 de mayo de 2007 acusados de pertenecer al Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario (EPR). Los familiares de estos luchadores sociales continúan movilizándose y exigen respuestas a los gobiernos del estado en Oaxaca y a las autoridades federales.

La Semana Internacional del Detenido Desaparecido será un espacio para la reflexión a partir del miércoles 23 y hasta el jueves 31 de mayo próximo. En la Ciudad de México se tiene programada la exhibición de documentales sobre la desaparición forzada y la realización de foros para analizar y condenar ese método represivo que se ha afianzado por la política neoliberal impuesta en una alianza de priistas y panistas. Se recordará a las organizaciones políticas y a los ciudadanos la necesidad de trabajar por una ley contra la desaparición forzada en México.

FEDEFAM, el Comité Cerezo, la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos, A.C. (LIMEDUH), la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU) de Ecuador, el Movimiento Continental Bolivariano, el Movimiento de Unificación y Lucha Trique, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), académicos, estudiantes, trabajadores universitarios y ciudadanos libres en México, Colombia, Perú y Honduras, exigen el cese de la represión en sus respectivos países, mientras multiplican su solidaridad con los familiares y amigos de los mexicanos Daniela Ortiz Ramírez, Edmundo Reyes Amaya, Francisco Paredes Ruiz, Gabriel Alberto Cruz Sánchez, Lauro Juárez y Virginia Ortiz Ramírez.

Una sociedad civilizada no puede aceptar las actitudes criminales de gobiernos como los de Felipe Calderón Hinojosa en México, Juan Manuel Santos Calderón en Colombia y Porfirio Lobo en Honduras, quienes se presentan ante la comunidad internacional como defensores de la democracia. En la Semana Internacional de Detenidos Desaparecidos serán denunciados una vez más los regímenes autoritarios, disfrazados de civiles y civilizados.

fernandoacosta_44171@yahoo.com

Ver en línea : Detenidos desaparecidos en una “sociedad civilizada”