Los padres de los normalistas de Ayotzinapa, entre la rabia, el dolor y la dignidad - comentarios