La mano del Estado, en 250 desapariciones forzadas - comentarios