Por qué “Noche y niebla” - comentarios