Nada tengo que ver con la desaparición de los eperristas: URO - comentarios