Carta a mi padre detenido desaparecido

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 4%

Carta a mi padre detenido desaparecido

Morelia, Michoacán 30 de agosto del 2008

Hoy, no me olvide de ti, hoy te recordé como siempre, al igual que todos los días, aunque hace mucho tiempo que tu cuerpo no se asoma en nuestras vidas, aun frágiles por tu ausencia, aun fuertes por tu esencia. Padre, no es difícil recordarte, es difícil ser tu hija, llevar tu sangre, tu enseñanza, tu filosofía el tener tu apellido es un gran desafió, no defraudarte; hacer todo lo posible, porque tu donde estés puedas enorgullecerte de mí, como yo lo estoy de ti; sonreír conmigo, cuando algún triunfo he conseguido; y sin embargo, aun cuando caigo derrotada tú estás conmigo y me levanto.

Tantos recuerdos ¿sabes?, todos hacen que sonría discretamente, para no dejar escapar esas lágrimas tranquilas, porque eres mi padre, el que a pesar de las circunstancias está ahí, apoyándonos, desbordando todo su cariño. Quizá no soy la mejor hija, no te dije lo mucho que te quiero, pero sé que tú lo sabes, no puedo sentir tu mano en la mía, apretando fuerte, demasiado fuerte para mí; sin embargo eso es débil para ti, tu lugar en la mesa aún sigue ahí y tu ropa aun huele a ti. Padre te extrañamos tanto, te extraña tu familia, la que tú formaste con mama, te extrañamos por una simple razón, porque eres mi padre, porque aun necesitamos de ti, de tu sabiduría, de tu experiencia, de tus consejos y regaños, de todo aquello que siempre nos ofreciste. Padre, quiero que sepas que nunca nos doblegaremos, ni daremos un paso atrás en tu búsqueda, no descansáremos hasta encontrarte y haremos justicia juntos, con miles de hermanos que se encuentran en la misma situación que nosotros, que no somos hermanos de sangre pero nos hermana dolor, la indignación, la impotencia, la misma causa, los ideales, el amor al pueblo, pero sobre todo el amor a la vida.

No te rindas padre, tampoco tu compañero que el mañana libre no tarda en florecer y volverán a casa con nosotros, juntos curaremos las heridas y nunca más permitiremos que esto vuelva a suceder.

¡Porque vivo te llevaron, vivo te queremos! ¡Ni perdón, ni olvido! Justicia, castigo a los culpables

Tu hija que te quiere Cristina Erandeni Paredes Lachino