SIN AVANCE LA INVESTIGACIÓN DE LOS DESAPARECIDOS DEL EPR

, por  Hasta encontrarlos , popularidad : 2%

SIN AVANCE LA INVESTIGACIÓN DE LOS DESAPARECIDOS DEL EPR
José Enrique González Ruiz

Que no, que no,

que no nos representan.

Grito de “Los Indignados” de España.

Un caso empantanado

Por más intentos que hace la Comisión de Mediación (COMED) para abrir caminos de solución en la desaparición forzada de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, no se logran avances sustantivos. Los Monitos de Poiré que se publican para convencer a la opinión nacional y universal que vivimos en un Estado de Derecho, no alcanzan a convencernos, ante la evidencia que incluso temas como éste se encuentran empantanados en el lodazal de los intereses hegemónicos.

Hay vías que pueden abrirse si el gobierno federal modifica su actitud de administrar el conflicto. Porque hay elementos que las pueden abrir, tales como:

1.-La Recomendación 7/2009 de la Comisión Nacional de los derechos Humanos, que prácticamente permanece virgen por falta total de cumplimiento.

2.- La postura del nuevo gobierno de Oaxaca, que aceptó la citada Recomendación y abrió la interlocución con las autoridades federales para proporcionarles la información que requieran.

3.- La actitud de apoyo por parte de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), que pudiera prestar valiosos servicios de asesoría a quienes estén haciendo la investigación.

4.- El hecho de que el grupo de Ulises Ruiz ha perdido parte del control de la situación política de Oaxaca. Y

5- La permanente vigilancia por parte de los familiares y amigos de los detenidos desaparecidos, que no renuncian a encontrar la verdad y la justicia.

Con todo y lo anterior, la Procuraduría General de la República sigue montada en su macho afirmando que sólo hablará de desaparición forzada cuando termine sus indagaciones. O sea, que sólo admitirá su “Verdad Legal”. En los hechos, ésta parece una invitación a los familiares a hacer uso de la Justicia Internacional.

Y lo peor es que la coyuntura del cambio en la entidad suriana pasará pronto.

Ninguna señal positiva

En su comunicado más reciente, la Secretaría de Gobernación dijo haber cumplido casi por completo la citada recomendación de la CNDH. Pero no dijo quién se llevó hace cuatro años de Reyes Amaya y Cruz Sánchez, ni a dónde los llevaron, ni dónde los tienen, ni la razón por la que no han sido puestos a disposición de la justicia o en libertad, según proceda. Tampoco se sabe si la ejecución y desaparición de comandantes de la policía estatal de Oaxaca (Barrita, Jonás y Aristeo) tienen relación con el caso. Ni el papel que jugaron marinos conocidos como “Los Manueles”, al servicio del anterior Secretario de Gobierno de la entidad.

Señales positivas serán algunas como las siguientes:

a) Detener y poner a disposición de la justicia a los autores de la desaparición forzada.

b) Enjuiciar a los autores materiales e intelectuales de este crimen de lesa humanidad.

c) Presentar a los dos reclamados por el EPR o dar cuenta detallada de su paradero.
Nada parecido a lo anterior se avizora en el caso.

Ver en línea : SIN AVANCE LA INVESTIGACIÓN DE LOS DESAPARECIDOS DEL EPR